La historia de Lamborghini, de tractores a deportivos

Automobili Lamborghini Holding S.p.A. comúnmente conocido como Lamborghini, es un fabricante italiano de automóviles deportivos fundado en 1963 por el fabricante de tractores Ferruccio Lamborghini (1916-1993), que según parece, Lamborghini había amasado una cuantiosa fortuna.

Apasionado por los deportivos, Ferruccio Lamborghini se instala en una diminuta villa llamada Sant’Agata Bolognese, en Bolonia, a pocas millas de Maranello para rivalizar con su vecino, Enzo Ferrari, a raíz de una pelea por la calidad de sus coches. La empresa original se llamaba Automobili Ferruccio Lamborghini SpA, que derivaba a su vez de la Lamborghini Trattori SpA. 

Tras terminar la segunda guerra mundial, Ferruccio Lamborghini comenzó a comprar sobrantes de vehículos militares para convertirlos en maquinaria agrícola.

En 1960 Lamborghini ya era el tercer industrial italiano del mundo de la construcción de maquinaria para el agro, especialmente de tractores. Con las ganancias obtenidas adquiriendo algunas propiedades y compró muchos coches deportivos de las marcas Mercedes, Lancias, Maseratis y Ferraris.

Ferruccio siempre fue un gran admirador de Enzo Ferrari por la forma en que mantenía su empresa, aunque siempre tenía problemas mecánicos con los coches de esa marca.  La gota que colmó el vaso, fue la avería del embrague de su Ferrari 250 GTB, que siguió fallando tras pasar varias veces por el taller. EN un momento de desesperación decidio desmontarlo el mismo y de esta manera descubrió que muchas de las piezas que usaba su deportivo eran las mismas que las de sus tractores. AL ver que estaba pagando sumas de dinero mucho más cuantiosas por las mismas piezas enfureció y tuvo una conversación que pasó a la historia con el mismísimo Enzo Ferrari. 


Lamborghini Miura, el primer automóvil de serie con motor central. 


Según las palabras del mismo Lamborghini: «Los Ferraris sólo me creaban problemas». «Un día, ya harto de mandarlos al taller, llamé a Enzo para decirle que sus coches eran pura basura». «Y me contestó que: Un fabricante de tractores no podía entender sus coches».  Esta discusión hizo que el propietario de tractores se pusiera a trabajar en la idea de fabricar automóviles deprtivos para competir con Ferari.

El primer modelo de la marca del toro bravo fue el 350 GTV, que no pasó de prototipo, el cual alcanzaba una velocidad máxima de 240 km/h. Luego le siguió el 350 GT y el 400 GT que tuvieron gran aceptación por el público, pero no se convertiría en una marca de renombre hasta que llegara al mercado el Lamborghini «Miura» de 1967, que marcó las tendencias en coches extremadamente veloces. Fue un coche con un gran atractivo y se convirtió en el primer coche de producción en llevar el motor en posición central, con la peculiaridad de que además  fue el único donde se montaba en posición transversal (un V12 con 370 CV en el caso del Miura P400). Esta idea fue influida por el gran éxito que tenía por aquel entonces el Ford GT40. la nueva configuración del motor no sería bien vista por su archirrival Ferrari, ya que según palabras de Enzo: «Los caballos deben tirar del coche, no empujarle «(refiriéndose a la posición delantera longitudinal de los deportivos), pero el gran éxito del Miura y sus soberbias cualidades de conducción hizo a Ferrari cambiar radicalmente de  opinión y  colocar el motor central en sus próximos modelos, cosa que se mantiene hasta nuestros días en ambos fabricantes, e influyendo en muchos otros. 

En 1973 nació el aún más famoso Lamborghini «Countach» donde el término de Superdeportivo se terminaría de acuñar: extremadamente bajo, ancho, rápido y con puertas de tijera. Fue el rey de la velocidad alrededor de 13 años en sus numerosas variaciones («LP 400» de 1973, «LP 400S» de 1978, «LP500S» de 1983, «Quattrovalvole» de 1985 y «25 Aniversario» de 1988).

La crisis del petróleo y la desventaja de sólo vender coches caros y exóticos llevó a Ferruccio a vender totalmente su fábrica en la década de los 70 después de numerosos apuros económicos que amenazaban con cerrar la misma. Para evitar esto, recurrieron a maniobras como hacer un pacto con BMW para realizar el primer M1, proyecto que prosperó a medias, y el desarrollo de un todoterreno para la milicia llamado LM002. 

Paralelamente a los superdeportivos con motor V12, se iban realizando otros menos potentes y «accesibles» como el Islero (1969), Jarama (1970), Urraco (1972). Todos estos nombres son españoles, relacionados con la tauromaquia, que era la pasión de Ferruccio, de hecho»Miura» es un antiguo criador de toros bravos e «Islero» fue un célebre animal que mató al famoso torero «Manolete». En general cada nombre es tomado de un toro bravo «indultado», esto es que se le haya perdonado la vida en la arena por su bravura y coraje en la pelea contra el matador, características afines con los automóviles, siempre según Ferruccio. De ahí el escudo de la firma que lleva por nombre «Raging Bull» (toro de lidia) 

Síguenos en  Icon_Twitter /  Síguenos en icon Facebook motorflash.com

Tags: