El Audi A7 Sportback

Diseño emocional, carácter deportivo y tecnología innovadora: con el A7 Sportback Audi pone rumbo hacia un nuevo segmento de mercado. Este gran cinco puertas con zaga de trazo tenso y dinámico combina las mejores cualidades de tres mundos: es deportivo y elegante como un coupé, confortable como una berlina y práctico como un Avant.

El A7 Sportback es tecnología de vanguardia en estado puro. Su carrocería es muy ligera gracias al empleo de numerosos componentes de aluminio, y su elegante interior presume de unos acabados de calidad artesanal. Los cuatro motores V6 combinan una refinada potencia con una ejemplar eficiencia; el 3.0 TDI con 204 CV (150 KW) y multitronic emite sólo 139 gramos de CO2 por kilómetro. El deportivo tren de rodaje trae consigo nuevas soluciones, como por ejemplo una dirección asistida electromecánica. En el ámbito de los sistemas de asistencia e Infotainment, el coupé del segmento de lujo hace gala de la habitual fuerza innovadora de Audi.

El coupé de cinco puertas de Audi aúna un soberano confort en trayectos largos con un carácter deportivo. El nivel de ruido en el habitáculo es muy bajo, incluso a altas velocidades, y al acelerar, los motores V6 hacen gala de su potencia a través de su refinada acústica.

El excelente comportamiento vibratorio es otro de los factores que contribuye a crear un ambiente de inquebrantable tranquilidad a bordo. Es fruto de un complejo ajuste de todos los componentes, de una imperturbable amortiguación hidráulica en el conjunto soporte de los ejes y del grupo motriz y de una carrocería de gran rigidez. Ésta última se compone en muchas zonas de aluminio y de aceros de alta tecnología, lo que la hace extremadamente ligera y segura.

Bajo el portón trasero, caracterizado por su gran tamaño y su amplio ángulo de apertura; se esconde un gran maletero que puede cargarse sin esfuerzo alguno y que permite un excelente aprovechamiento del espacio. Tiene un volumen de 535 litros, que aumenta hasta los 1.390 litros al abatir el respaldo de los asientos traseros.

Con el A7 Sportback, que llegará a los concesionarios en otoño con un precio base de 56.500 euros, Audi introduce nuevas líneas que aportan al diseño una elegancia superior. El coupé de cinco puertas mide 4,97 metros de largo y 1,91 metros de ancho, pero sólo 1,42 metros de alto. Su largo capó del motor, el corto voladizo delantero, la larga batalla, los montantes traseros de trazo fluido y deportivo y la zaga de pronunciada pendiente componen una dinámica imagen global. El coupé de cinco puertas descansa sobre el asfalto haciendo gala de su anchura y potencia, como un atleta de estética impecable.

Los faros opcionales en tecnología LED realzan la inconfundible expresión del A7 Sportback; realizan todas las funciones de iluminación mediante diodos luminosos y consumen muy poca energía. Los faros bixenón y los grupos ópticos traseros en tecnología LED pertenecen al equipamiento de serie. Además, los nuevos faros integran la innovadora función de luz todo clima, que sustituye a los clásicos faros antiniebla.

La musculosa deportividad del exterior se extiende hasta el interior del A7 Sportback, donde Audi también hace gala de su posición líder en el ámbito del diseño de automóviles. El elemento más característico es el denominado wrap-around, una línea horizontal que envuelve al conductor y al acompañante en el interior y que proporciona una sensación de seguridad. El elemento distintivo del tablero de instrumentos es una moldura ondulada de dinámica integradora.

Cada detalle del habitáculo se ha realizado con sumo esmero y la calidad de los acabados se sitúa a un nivel artesanal. Los asientos, disponibles en diferentes tipos de cuero de calidad superior, pueden combinarse opcionalmente con función de climatización y de masaje para las plazas delanteras. La iluminación ambiental opcional aporta a todo el habitáculo una gran expresividad.

Al igual que el buque insignia de Audi, el A8, el A7 Sportback también combina un novedoso nivel de inteligencia tecnológica con una ergonomía lógica e intuitiva y con un manejo explícito. El sistema de manejo MMI perfeccionado, con tecla central de menú y menor número de teclas, pertenece al equipamiento de serie; entre el equipamiento opcional se cuenta el nuevo head-up display que proyecta la información relevante en el parabrisas. El MMI touch combina un sistema de navegación con disco duro con el confort que ofrece un touchpad para introducir los datos.

Con él, el conductor puede realizar muchas funciones, dibujando con el dedo por ejemplo las letras del destino de navegación o las cifras del número de teléfono.

Los servicios online, en colaboración con Google, conectan al coupé de cinco puertas de Audi con Internet a través del teléfono de automóvil Bluetooth online. Un módulo UMTS descarga imágenes e información de Google Earth en el monitor y las combina con la ruta de navegación. Un punto de acceso inalámbrico WLAN permite la conexión de dispositivos portátiles. Entre la oferta de equipos de alta fidelidad brilla con luz propia, junto al sistema de sonido Bose, el Advanced Sound System de Bang & Olufsen con 1.300 vatios de potencia y 15 altavoces.

En el A7 Sportback, el sistema de navegación de alta tecnología colabora estrechamente con los sistemas de asistencia y de seguridad opcionales. Envía los datos de la ruta a las unidades de mando de los faros, del cambio automático y del adaptive cruise control con función Stop & Go. Así, estos sistemas pueden detectar escenarios complejos; en muchas situaciones, el sistema de seguridad Audi pre sense es capaz de reducir la gravedad de un accidente y sus consecuencias. El nuevo Audi active lane assist ayuda al conductor a mantener el rumbo del A7 Sportback, mientras que el nuevo asistente de aparcamiento se hace cargo de las maniobras de giro al aparcar.

En el momento de su lanzamiento el A7 Sportback estará disponible con cuatro potentes y refinados motores V6, dos de ellos de gasolina y dos TDI. Su rango de potencia va de los 204 CV (150 KW) a los 300 CV (220 KW), y su eficiencia marca una nueva y revolucionaria pauta en su segmento.

El nuevo 3.0 TDI con 204 CV (150 KW) y multitronic presenta un consumo medio de sólo 5,3 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de sólo 139 gramos por kilómetro. Todos los motores integran la innovadora gestión térmica de Audi, un sistema de recuperación de energía y un sistema Start-Stop.

A la elevada eficiencia del Audi A7 Sportback contribuyen también de manera decisiva los cambios automáticos de serie. En función de la motorización Audi ofrece dos cajas de cambios diferentes: el multitronic de variación continua traslada la fuerza a las ruedas delanteras, mientras que el deportivo S tronic de siete velocidades colabora con la tracción integral permanente quattro. Ésta última se presenta aquí en una nueva fase evolutiva con diferencial central de corona y gestión del par individual para cada rueda.

El sistema de transmisión funciona de un modo especialmente flexible y dinámico. Como complemento opcional Audi ofrece el diferencial deportivo, que distribuye activamente las fuerzas entre las ruedas traseras.

También el tren de rodaje combina una deportiva precisión con un lujoso confort. El Audi A7 Sportback monta ruedas de gran tamaño, con diámetros que abarcan de las 18 a las 20 pulgadas. Sus brazos se han fabricado en aluminio y equipa una dirección asistida de nuevo desarrollo cuyo accionamiento electromecánico proporciona una extraordinaria eficiencia. El sistema de dinámica de conducción Audi drive select puede complementarse de manera opcional con la suspensión neumática adaptive air suspension con amortiguación regulada.

El diseño exterior

El A7 Sportback es un Audi elegante a la par que innovador; un automóvil con unas proporciones elegantes y deportivas, un largo capó del motor, una larga batalla, voladizos cortos y arqueados contornos exteriores de atlético carácter. Con este vehículo, Audi, marca líder en el diseño de automóviles, vuelve a dar un paso adelante en la evolución de su lenguaje de formas.

El A7 Sportback presume de una presencia contundente y de una gran fuerza de atracción; es un automóvil cuyo diseño todos aspiran a tocar y a disfrutar. Su plana línea del techo, tensada con gran dinamismo, y sus equilibradas proporciones le hacen parecer un coupé, al tiempo que las puertas traseras se integran con naturalidad en la silueta. El diseño es uniforme y refleja la estética de la más moderna tecnología en cada uno de sus detalles: en el preciso trazo de las líneas, en la atlética curvatura de las superficies, en el vano motor e incluso en las ruedas.

La gran parrilla Singleframe en el frontal, similar a la del buque insignia de Audi, el A8, tiene seis esquinas, lo que le aporta un mayor dinamismo. Sus barras se han pintado en negro brillante y se han decorado con molduras cromadas, manifestando su alta calidad. Al estar dispuestas en horizontal realzan la anchura del A7 Sportback, al igual que el diseño de las anchas y planas entradas de aire.

Los faros, que como ya viene siendo habitual en Audi son pequeñas obras de arte técnicas, son un reflejo de la supremacía de la que la marca hace gala en el ámbito de la tecnología de iluminación. Su plano contorno, que se ensancha hacia los lados, desplaza el centro de gravedad óptico hacia fuera. El borde inferior forma una onda, mientras que el wing (un elemento clásico en Audi) estructura su interior.

El A7 Sportback monta de serie la tecnología xenón con función de luz todo clima integrada. Como opcional Audi ofrece aquí el sistema adaptive light, que proporciona en todo momento la iluminación adecuada, ya sea en ciudad, al girar, en carreteras comarcales o en autopista. Este sistema integra además regulación gradual del alcance de las luces, que detecta otros vehículos y adapta las propias luces de manera progresiva y suave.

A petición del cliente Audi ofrece los faros con todas sus funciones en tecnología LED; una significativa innovación de la marca que se presentó por primera vez en el R8 y en el A8. Su luz de color blanco se asemeja a la luz natural y su eficiencia energética es extraordinaria. Los faros en tecnología LED no requieren mantenimiento y generan una imagen inconfundible tanto de día como de noche.

Tres módulos de diodos luminosos de alto rendimiento, ubicados en cámaras independientes, generan la luz de cruce; a ello se añaden la luz de carretera y de giro, así como la luz todo clima y la luz para autopista. La luz diurna, compuesta por 18 LED, forma una banda continua en el borde inferior, y debajo de ella se encuentra el intermitente formado por 11 LED. Como tecnología complementaria se ofrece el asistente para las luces de carretera, que conmuta entre las luces de carretera y las luces de cruce.

Dinámica ondulación: la perspectiva lateral

La perspectiva lateral del Audi A7 Sportback se caracteriza por su línea de trazo tenso. El arco del techo se extiende formando una cúpula plana, mientras que el montante C desciende hacia atrás trazando una pronunciada inclinación hasta llegar a la cintura de la carrocería. Dicho montante integra una tercera ventanilla lateral cuyo vértice se estira hacia arriba, rindiendo un pequeño homenaje al Audi 100 Coupé S de 1969.

La relación entre las superficies pintadas del lateral de la carrocería y las ventanillas sin marco es de dos tercios a un tercio, lo que también es típico de la marca.

La nítida línea tornado, el elemento de diseño más importante del A7 Sportback, se extiende por todo el lateral, dotando al cuerpo de la carrocería de una musculosa zona a la altura de los hombros, a semejanza de un atlético nadador. La línea tornado comienza en los faros y se desliza por encima de las aletas, las puertas y los laterales traseros hasta los grupos ópticos traseros. La línea dinámica discurre por encima de las taloneras.

Los grandes pasos de rueda, que albergan ruedas de entre 18 y 20 pulgadas de diámetro, son también un elemento típico de Audi. Realzan el fuerte carácter del vehículo y permiten personalizar la imagen exterior. Otro detalle de carácter deportivo son los retrovisores exteriores de dinámico diseño, que se encuentran en las puertas, como en los coches deportivos. La ágil y musculosa imagen del A7 Sportback es el resultado de un gran número de sutiles soluciones; la tercera ventanilla lateral, por ejemplo, hace que la zona trasera de los laterales parezca más ligera.

Esta línea de dinámica elegancia también incluye una zaga en la que una zona ligeramente retraída forma un marcado borde de ruptura aerodinámica. El portón del maletero integra un spoiler que se despliega por sí solo al alcanzar el coche los 130 km/h y se retrae de nuevo cuando la velocidad baja hasta los 80 km/h. El embellecedor del difusor va pintado en el color de la carrocería e integra los dos grandes tubos cromados del sistema de escape, reforzando así también el efecto de anchura del vehículo.

Todas las superficies de la zaga se caracterizan por su gran expresividad; los vértices de los grupos ópticos traseros de dos piezas apuntan hacia el interior. Las luces se han realizado de serie en tecnología LED, con excepción de la luz de marcha atrás; su efecto tridimensional realza el musculoso carácter. La luz trasera se muestra como una banda homogénea que forma un ancho arco en forma de U. En su interior se encuentra la luz de freno, diseñada en forma de espiral, mientras que la luz intermitente traza una línea recta sobre ella.

El cliente podrá elegir entre once elegantes colores para la carrocería del A7 Sportback. Los dos colores sólidos se denominan Blanco ibis y Negro brillante. Los seis colores metalizados son el Plata hielo, Gris cuarzo, Gris Oolong, Azul claro lunar, Negro Habana y Gris Dakota. Los tres colores efecto perla que completan la oferta son el Negro phantom, Rojo granate y Beige impala.

Corto recorrido: del prototipo a la producción en serie

Hace un año y medio que Audi presentó el A7 Sportback en el North American International Automobile Show de Detroit con el prototipo Audi Sportback concept. Las diferencias con respecto al modelo de fabricación en serie son mínimas y se encuentran principalmente en la zona de los faros, la parrilla Singleframe, las entradas de aire y los retrovisores exteriores, así como en la zaga. Las ideas nuevas del habitáculo también se han trasladado casi por completo a la fabricación en serie.

En Audi es habitual que los vehículos de exposición pasen a la producción prácticamente sin sufrir modificaciones. Esto pone de manifiesto una virtud muy especial de la marca: muestra hasta qué punto los directivos y todos los ámbitos de la empresa comparten las visiones de los diseñadores. El diseño en Audi es mucho más que un mero proceso de estilización, ya que también refleja el elevado nivel de desarrollo de las tecnologías.

Ya en 1993 una berlina de lujo de un brillante color plateado y de nombre ASF cautivó al público en la IAA de Frankfurt. El prototipo, con carrocería sin pintar en aluminio pulido, era el precursor del A8. Dos años más tarde Audi presentó también en la IAA un primer concepto del TT. Y en 1997 se exhibía en el mismo lugar el vehículo de exposición Al2, anunciando al futuro A2.

En el año 2003 dos espectaculares vehículos de exposición irrumpían en nuevos segmentos de vehículos. En enero Audi presentó en Detroit el Pikes Peak quattro, el gran SUV deportivo precursor del Q7. En septiembre llegó a la IAA de Fráncfort del Meno el Audi Le Mans quattro, vivo retrato del posterior R8.

En el Salón del Automóvil de Shangai la marca presentó en abril de 2007 el

Audi Cross Coupé quattro, que poco más tarde pasó a la producción en serie con el nombre de Q5. También el compacto Audi A1 que llega ahora al mercado tuvo un precursor: el Audi A1 project quattro, un vehículo de ciudad con propulsión híbrida que debutó en el Tokyo Motor Show 2007.

La carrocería

El Audi A7 Sportback tiene una longitud de 4,97 metros y una batalla de 2,91 metros. Mide 1,91 metros de ancho, pero sólo 1,42 metros de alto: estas son las proporciones que perfilan su línea de dinamismo. El coeficiente de resistencia aerodinámica es de 0,28, la superficie de penetración mide 2,29 m2. Uno de los aspectos más importantes de las especificaciones de este vehículo consistía en conseguir que el viento de marcha fluyera sin interrupciones, incluso en los bajos del vehículo y en su recorrido por el vano motor.

El nivel de ruido a bordo de este coupé de cinco puertas es extremadamente bajo gracias a las intensas medidas de optimización en el ámbito de la aeroacústica, entre las que también se cuenta el acristalamiento. Ya la versión de serie aísla del ruido exterior de un modo excelente. A petición del cliente Audi ofrece un tipo de cristal que integra una lámina especial con propiedades acústicas y que aporta un plus de confort adicional sobre todo en largas etapas de autopista.

El confort en trayectos largos y el carácter deportivo no están reñidos en Audi; y eso también se aplica a la acústica del A7 Sportback. Especialmente en etapas largas el coupé de cinco puertas ofrece la soberana sensación en marcha habitual en la clase de lujo: un nivel de ruido bajo, pocas vibraciones y un perfecto confort en lo que a oscilaciones se refiere. Los potentes motores completan esta experiencia con su refinado sonido.

La excelente acústica se debe al uso intensivo de materiales de alta tecnología y de nuevos métodos de construcción. En este caso interactúan modernos vellones de microfibras, el revestimiento de los bajos y las chapas interiores de los pasos de rueda.

El elevado confort vibratorio es otra de las virtudes del Audi A7 Sportback. En los ejes y en los bastidores auxiliares se utilizan de manera consecuente elementos de amortiguación hidráulicos, así como cojinetes de amortiguación hidráulica en los grupos motrices. Para realizar el tarado los ingenieros utilizan los más modernos métodos de simulación y el banco de pruebas de confort de Audi, una herramienta de desarrollo única en el mundo.

El reducido peso de la carrocería del A7 Sportback también marca la pauta; la carrocería en construcción mixta de acero y aluminio es aproximadamente un 15% más ligera que una carrocería comparable fabricada por completo en acero, lo que la hace destacar entre sus competidores. Cabe citar el ejemplo del 3.0 TDI con 204 CV (150 KW) y multitronic. El peso del vehículo completo en su versión básica asciende a 1.695 kg (sin conductor). Este peso tan reducido se ha conseguido gracias a la revolucionaria tecnología de construcción ligera de la marca, que combina diferentes materiales de un modo inteligente.

Más de un 20% de la carrocería se ha fabricado en aluminio ligero, un material con el que Audi tiene más experiencia que ningún otro fabricante de automóviles. Las torretas de la suspensión en la parte delantera del vehículo se componen de piezas de fundición de aluminio, mientras que la barra de torretas y los travesaños ubicados detrás del parachoques delantero y trasero se han fabricado con perfiles de aluminio. Todos los componentes de la carrocería, como los laterales delanteros, el capó del motor, el portón del maletero y las puertas, pero también la pared divisoria y el travesaño en el maletero se han fabricado en chapa de aluminio.

Los aceros de última generación con diferentes tipos de resistencia suponen un alto porcentaje de la carrocería. Los más destacados son los aceros endurecidos en molde, que se utilizan en algunas zonas del habitáculo y en sus puntos de transición a la parte delantera del vehículo. Estos aceros se calientan en un horno de paso continuo a casi 1.000 grados e inmediatamente después se les da forma con una herramienta de compresión enfriada por agua. En muchas zonas Audi utiliza tailored blanks, chapas de diferente grosor que son más gruesas y resistentes en aquellas zonas que están expuestas a una mayor carga.

La carrocería del Audi A7 Sportback aúna un reducido peso con una elevada rigidez y máximas resistencias. Constituye así la base para conseguir una maniobrabilidad precisa y deportiva, una elevada seguridad ante impactos y un soberano confort vibratorio a bordo; es decir, la típica sensación en marcha de Audi.

El interior

Aire y luz, formas delgadas y colores claros: el interior del A7 Sportback es un espacio en movimiento marcado por su ligereza y amplitud. El trazado de líneas hace suya la deportividad robusta y musculosa del exterior. Audi demuestra también aquí su estatus de marca líder en el diseño de automóviles.

El elemento más característico es el denominado wrap-around, una línea horizontal que rodea el habitáculo. Se extiende con dinamismo desde el antepecho de la puerta del conductor hasta el de la puerta del acompañante pasando por el tablero de instrumentos. El wrap-around envuelve al conductor y al acompañante integrándolos en el habitáculo. El exterior y el interior conforman creativamente una armoniosa unidad. El marco del tirador de apertura de la puerta copia la forma de la ventanilla lateral trasera vista desde el exterior.

Un gran arco se desliza por el tablero de instrumentos, plano y estrecho, que desciende ligeramente hacia los pasajeros. Con su dinámica integradora, esta moldura es el elemento más destacado del salpicadero. Su frontal forma una onda que se dirige hacia el conductor; la línea separadora entre el segmento superior e inferior también dibuja una forma de S. Los difusores de aire centrales siguen dicha línea y están diseñados en forma de ala.

El ejemplar esmero que Audi dedica hasta al más pequeño detalle impregna todo el interior del A7 Sportback, como sucede en la berlina de lujo A8. La selección de los materiales se lleva a cabo con sumo cuidado; la calidad de los acabados no entiende de concesiones y se sitúa a un nivel artesanal.

El cockpit, fuertemente orientado al conductor, consta del cuadro de instrumentos, los difusores de aire y los elementos de mando. El acabo de aluminio hace que los mandos giratorios destaquen de una manera especial. Tanto la corredera del cambio como el botón de arranque se presentan iluminadas desde el interior en un discreto color rojo.

Para el lanzamiento al mercado Audi ofrece ya una amplia oferta de tapizados y elementos decorativos. Entre ellos destacan los delicados tipos de cuero Milano y Valcona y la combinación de cuero y Alcantara, así como un paquete de cuero para la consola central, los reposabrazos de las puertas y los tiradores de cierre de las puertas.

En cuanto a las inserciones decorativas Audi pone a disposición de sus clientes dos aplicaciones de aluminio y las variedades de madera fresno marrón natural y raíz de nogal marrón oscuro. Más adelante se podrá optar también por un enchapado de madera de roble en capas. Audi ha perfeccionado de manera decisiva la técnica para cortar el enchapado de un solo bloque y utiliza madera de roble laboriosamente procesada y refinada.

El manejo y el interior

El A7 Sportback ofrece un sinfín de funciones, pero su manejo sigue siendo sencillo y comprensible de manera intuitiva. Los instrumentos redondos, de gran tamaño y claro diseño con indicadores de color rojo, y el display del sistema de información al conductor (FIS) se encuentran debajo de una cúpula plana y ofrecen una imagen tridimensional y de máxima precisión.

El display de información al conductor de 7 pulgadas en color, reúne mucha información y ajustes importantes en una lógica estructura de menú; su manejo se lleva a cabo a través del volante de cuero multifuncional. El equipamiento de serie incluye también el ordenador de a bordo con programa de eficiencia, que ofrece al conductor consejos para cambiar de marcha de un modo más eficiente, integra un indicador de cambio de marcha y muestra el modo en que cada sistema influye en el consumo de combustible.

El monitor de a bordo central, con una diagonal de 6,5 pulgadas de serie y un marco de color negro brillante, se encuentra empotrado en el centro del tablero de instrumentos. Al conectar el encendido el monitor emerge eléctricamente realizando un elegante movimiento. El tablero de instrumentos, inclinado hacia el conductor, incorpora la unidad de mando del eficiente climatizador automático y teclas secundarias para los accesos directos más importantes. El resto de funciones se manejan a través del sistema de mando MMI (Multimedia Interface); se encuentra sobre el ancho túnel de corte asimétrico, que forma un componente individual sin conexión con la consola central.

La lógica de manejo del MMI es ejemplar: las teclas de función fija (hardkeys) sirven para saltar directamente hasta los menús principales, mientras que las teclas de función variable (softkeys) y el pulsador giratorio central se utilizan para navegar por dichos menús.

A través de una tecla de menú central el conductor puede saltar en cualquier momento hasta la vista de menús y manejar con el pulsador giratorio central los menús y funciones que desee. Las funciones principales del equipo de audio conforman una unidad lógica y están agrupadas junto con la unidad de mando principal. El freno de mano electromecánico deja mucho espacio libre en el túnel central para un cómodo reposabrazos central con regulación continua de altura, un compartimento para el teléfono y un portaobjetos de gran tamaño.

Novedad: el head-up display

El equipamiento opcional para el A7 Sportback incluye un nuevo elemento de alta tecnología, el head-up display. Proyecta los datos más importantes en forma de símbolos y cifras sobre el parabrisas, donde parecen flotar a una distancia de unos 2,5 metros. El conductor percibe dicha información con extremada rapidez; su vista, acostumbrada durante la marcha a la visión lejana, no se tiene que readaptar. A través del MMI puede determinar la información que debe mostrarse en el head-up display, como por ejemplo la velocidad, las flechas de navegación o las indicaciones de los sistemas de asistencia.

El Audi A7 Sportback ha sido concebido como un vehículo de cuatro plazas. Sus asientos delanteros están montados en una posición baja al más puro estilo deportivo. Pueden ajustarse de serie en diez posiciones; Audi ofrece con carácter opcional una regulación eléctrica, una función de memoria y calefacción para asientos.

Los asientos de confort incluyen regulación eléctrica y neumática de 20 posiciones. Pueden dotarse de una ventilación que hace uso de una técnica de succión novedosa y especialmente efectiva, así como de una función que masajea la espalda mediante diez cámaras de aire y que dispone de cinco programas diferentes. Los clientes que busquen un estilo más dinámico pueden optar por los asientos deportivos con sus pronunciados laterales y regulación de 14 posiciones.

En la zona trasera del A7 Sportback encontramos dos cómodos asientos individuales. La larga batalla proporciona también aquí una generosa oferta de espacio. Incluso personas de gran estatura disfrutan de espacio suficiente a la altura de la cabeza, y el acceso al vehículo resulta muy cómodo. Todas las plazas disponen de prácticos y espaciosos portaobjetos.

El Audi A7 Sportback es un automóvil versátil para personas activas; bajo su portón trasero, que es muy largo y se adentra en el techo, se encuentra un amplio maletero. Está revestido con una elegante moqueta y resulta muy cómodo de cargar, gracias también a la reducida altura del borde de carga. En sus medidas básicas presenta ya un volumen de 535 litros, que aumenta hasta los 1.390 litros abatiendo el respaldo dividido de los asientos traseros, acto que apenas requiere unas pocas maniobras.

El portón del maletero incorpora de serie un accionamiento eléctrico; se levanta por sí solo y su ángulo de apertura puede programarse en la tecla interior del portón. La cubierta dividida en dos piezas del maletero nunca estorba a la hora de cargarlo; el elemento corto está unido a la carrocería y el largo al portón. Audi ofrece opcionalmente un dispositivo para carga larga con bolsa para esquís y una alfombrilla reversible. Gracias al enganche para remolque, el A7 Sportback puede remolcar hasta 2.100 kg de peso.

Los sistemas de asistencia al conductor

Audi ofrece para el A7 Sportback un amplio surtido de sistemas de asistencia al conductor de última generación. Dichos sistemas están estrechamente interconectados entre sí y con otros sistemas del vehículo, lo que los hace extremadamente eficientes y versátiles. Las correspondientes unidades de mando están conectadas entre sí a través del ultramoderno y rápido sistema de bus FlexRay. Así, los sistemas de asistencia al conductor y del tren de rodaje pueden regularse con una gran precisión.

La piedra angular de los sistemas de asistencia al conductor es el nuevo adaptive cruise control con función Stop & Go (ACC). Utiliza los datos procedentes de cuatro sensores de radar, de una cámara de video y de los sensores ultrasónicos, tiene en cuenta los datos de navegación y evalúa otras muchas señales, tales como la actividad de los intermitentes, el ángulo de giro o la detección de remolque. Su ámbito de aplicación abarca desde la función de regulación automática Stop & Go al circular en hora punta hasta el limitador electrónico de la velocidad a 250 km/h al circular a alta velocidad en autopista.

El conductor puede seleccionar de manera individual a través del sistema MMI el modo en el que el vehículo debe comportarse en el modo ACC. Puede elegir entre un modo dinámico (con una potente aceleración cuando se dispone de vía libre, espontáneo y directo a velocidad constante), un modo estándar (equilibrado en todas las situaciones) o un modo confort (circulación relajada y con un bajo consumo).

El Audi side assist, que advierte al conductor a partir de los 30 km/h de situaciones críticas al cambiar de carril, es otro de los sistemas de alta tecnología, y vigila a través de radar el espacio detrás del A7 Sportback. El indicador del límite de velocidad detecta las señales de tráfico importantes y sus paneles adicionales mediante una cámara y las reproduce en el display del cuadro de instrumentos o, de manera opcional, en el head-up display. El asistente de visión nocturna funciona con una cámara termográfica y marca las personas que detecta delante del vehículo.

Muestra sus imágenes en blanco y negro en el display del cuadro de instrumentos; cuando detecta una situación potencialmente peligrosa, marca a la persona en color rojo y proyecta de manera opcional un símbolo de advertencia en el head-up display.

El sistema de seguridad Audi pre sense está disponible en el A7 Sportback en distintas versiones. Utiliza los sistemas interconectados de a bordo y prepara medidas preventivas en caso de detectar la amenaza de una colisión. En la versión Audi pre sense basic de serie, el sistema reacciona cuando detecta un estado de marcha inestable. Entonces los cinturones delanteros se tensan eléctricamente, el techo corredizo y las ventanillas laterales se cierran dejando un resquicio y se advierte a los vehículos que se aproximan desde atrás.

En combinación con el ACC Stop & Go puede solicitarse la variante Audi pre sense front. Su objetivo consiste en evitar, siempre que sea posible, colisiones por alcance o en reducir sus consecuencias. Si el conductor no frena suficientemente en una situación crítica, el sistema aumenta por sí solo la presión de frenado. En caso necesario lleva a cabo una frenada parcial y tensa los cinturones de manera preventiva. Si el conductor sigue sin reaccionar, el Audi pre sense front vuelve a aumentar en una segunda fase la fuerza de frenado y prepara las medidas preventivas. Si el vehículo equipa el sistema Audi pre sense plus y el accidente es ya inevitable, se lleva a cabo una frenada a fondo que reduce la velocidad del vehículo en hasta 40 km/h.

El sistema Audi pre sense rear está conectado al Audi side assist. Cuando detecta una situación crítica (una amenaza de colisión trasera), se encarga de avisar al trafico que se aproxima desde atrás activando los intermitentes de emergencia. Si la situación se agrava se activan las medidas de protección preventivas.

La dirección asistida electromecánica del Audi A7 Sportback permite el uso de dos nuevos sistemas de asistencia. Uno de ellos es el Audi active lane assist, que registra mediante una cámara las líneas de demarcación de la calzada. Si el conductor no mantiene el rumbo, el sistema le ayuda a controlar al A7 Sportback con suaves intervenciones en la dirección. Para ello tiene en cuenta vehículos y objetos en el carril adyacente.

La segunda innovación es el asistente de aparcamiento, que es la versión más avanzada de los tres sistemas de ayuda de aparcamiento que Audi ofrece. Utiliza sensores ultrasónicos que detectan las plazas de aparcamiento longitudinales y transversales libres al circular despacio por una calle. Cuando un hueco es lo suficientemente grande, basta con pulsar una tecla para que el sistema se haga cargo de las maniobras de aparcamiento marcha atrás; el conductor sólo tiene que encargarse de acelerar o frenar. El asistente de aparcamiento es capaz de aparcar al A7 Sportback hasta en los huecos más ajustados. Es posible aparcar en paralelo a la calzada realizando varias maniobras marcha adelante y atrás o en batería.

Los sistemas multimedia

El Infotainment y la navegación son dos más de los ámbitos técnicos en los que el Audi A7 Sportback marca una nueva pauta. Junto al MMI Radio plus con Audi Sound de serie, Audi ofrece dos sistemas opcionales, el MMI navigation y el

MMI navigation plus con MMI touch. tres equipos disponen de un monitor desplegable.

Con excepción del MMI navigation plus, todas las variantes del MMI incorporan un monitor de 6,5 pulgadas de diagonal. En combinación con el MMI touch se monta un monitor de 8 pulgadas. Integra además un gran disco duro que también sirve como memoria de música y datos, así como un cómodo control por voz y una interfaz Bluetooth. Su pantalla de ocho pulgadas de alta resolución muestra las imágenes de los mapas y muchos lugares de interés en tres dimensiones.

Al igual que en la berlina de lujo A8, el MMI touch incorpora una revolucionaria novedad: un touchpad con tecnología black panel. El conductor introduce el destino o el número de teléfono escribiendo con el dedo las letras y las cifras sobre el panel de mando sensible al tacto. Mientras tanto, su mirada puede permanecer atenta a la carretera, ya que el sistema confirma las entradas acústicamente. El MMI touch también reconoce caracteres de idiomas asiáticos.

Inteligencia interconectada: datos predictivos del trayecto

El sistema de navegación de alta tecnología colabora estrechamente con otros sistemas de a bordo del A7 Sportback. Lee la ruta con antelación a partir de los datos de navegación en 3D y suministra los datos predictivos a las unidades de mando del cambio automático, del adaptive cruise control con función Stop & Go y de los faros. Así, estos sistemas pueden detectar escenarios complejos.

Otra de las revolucionarias funciones del Audi A7 Sportback tiene que ver con los servicios online en colaboración con Google. A través del teléfono de automóvil Bluetooth online, estos servicios descargan noticias e información actual de Internet en el A7 Sportback. Un módulo UMTS descarga imágenes e información de Google Earth en el monitor y las combina con la ruta de navegación; un punto de acceso inalámbrico WLAN permite la conexión de dispositivos portátiles a bordo, como un iPad o un ordenador portátil. El conductor puede utilizar todos los servicios con su contrato de telefonía móvil.

En el ámbito multimedia Audi también ofrece un gran número de atractivos componentes, como por ejemplo el sistema de sonido Bose o el Advanced Sound System de Bang & Olufsen con 1.300 vatios de potencia. Sus 15 altavoces, entre los que destacan dos lentes acústicas que emergen del tablero de instrumentos al conectar el sistema, disponen de elegantes carcasas de aluminio; el amplificador para los altavoces de graves funciona de un modo especialmente eficiente.

Los motores

El Audi A7 Sportback llega al mercado con cuatro motores V6 de inyección directa, dos de ellos de gasolina y dos diésel. Con una potencia que abarca de los 204 CV (150 KW) a los 300 CV (220 KW), propulsan al coupé de cinco puertas de un modo refinado y potente, y con una eficiencia realmente sorprendente. El 3.0 TDI multitronic con tracción delantera y 204 CV (150 KW) de potencia sólo consume de media 5,3 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de apenas 139 gramos por kilómetro.

Ningún modelo de la competencia alcanza un valor tan bajo en este segmento. Todos los motores integran la innovadora gestión térmica de Audi, un sistema de recuperación de energía y un sistema Start-Stop.

Audi ha perfeccionado profundamente los dos motores de gasolina, el 2.8 FSI y el 3.0 TFSI, en cuanto a fricción interna y gestión térmica. Tras el arranque en frío los motores alcanzan rápidamente su temperatura de funcionamiento; el cambio también se calienta mediante un intercambiador de calor propio. El 2.8 FSI incorpora a bordo otra tecnología de eficiencia: el Audi valvelift system, que varía la alzada de las válvulas de admisión en función de las necesidades. En muchos regímenes de carga parcial el motor puede «respirar» con unas pérdidas por estrangulamiento notablemente reducidas; el par aumenta y el consumo disminuye.

El 2.8 FSI rinde 204 CV (150 KW) a 5.250 rpm y genera 280 Nm. El par motor está disponible entre las 3.000 y las 5.000 rpm. Audi lo ofrece en combinación con S tronic y quattro. El A7 Sportback 2.8 FSI quattro acelera de los 0 a los 100 km/h en 8,3 segundos y alcanza una velocidad punta de 235 km/h. De media sólo consume 8,0 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 187 g/km.

El motor de gasolina más potente, el 3.0 TFSI, utiliza un compresor para comprimir el aire de aspiración, lo que aumenta la eficiencia y la potencia. El V6 de tres litros rinde 300 CV (220 KW) entre las 5.250 y las 6.500 rpm y proporciona un par motor de 440 Nm entre las 2.900 y las 4.500 rpm. El motor con compresor, que en Europa se combina exclusivamente con S tronic y tracción quattro, otorga al coupé de cinco puertas las prestaciones típicas de un coche deportivo. La aceleración estándar la resuelve en 5,6 segundos y al alcanzar la marca de los 250 km/h la velocidad se limita electrónicamente. El consumo normalizado se limita a 8,2 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 190 g/km.

El 3.0 TDI está disponible en dos variantes. En la más potente, este gran diésel, de desarrollo completamente nuevo, rinde 245 CV (180 KW) entre las 4.000 y las 4.500 rpm, así como 500 Nm de par motor, disponibles entre las 1.400 y las 3.250 rpm. El S tronic y la tracción quattro se montan de serie.

El vehículo acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanza una velocidad punta, regulada electrónicamente, de 250 km/h. Su eficiencia es convincente: le bastan de media 6,0 litros de combustible a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 158 g/km.

Mejor comportamiento aún presenta en este ámbito la segunda variante del 3.0 TDI, que llegará la mercado más adelante. Su potencia entre las 3.750 y las 4.500 rpm es de 204 CV (150 KW). Equipado con tracción delantera y el cambio automático de variación continua multitronic, hace gala de una eficiencia extraordinaria: 139 gramos de CO2 por kilómetro y un consumo medio de 5,3 litros a los 100 km son sin duda valores revolucionarios. El A7 Sportback con tracción delantera equipado con el nuevo y eficiente TDI acelera hasta los 100 km/h en 7,6 segundos y su velocidad máxima alcanza los 235 km/h.

En el 3.0 TDI de 204 CV (150 KW), los tiempos de gestión de los árboles de levas, el turbocompresor y el sistema common rail (con 2.000 bares de presión de inyección) se han configurado específicamente para mantener un consumo reducido. En combinación con la tracción delantera el V6 Diesel genera 400 Nm de par motor, disponibles de manera continua entre las 1.250 y las 3.500 rpm. Si por el contrario el vehículo equipa la tracción quattro, se dispondrá de 450 Nm entre las 1.250 y las 3.500 rpm.

La transmisión de fuerza

La caja de cambios es responsable de parte de la pionera eficiencia del Audi A7 Sportback. Audi ofrece dos tecnologías diferentes. El multitronic envía las fuerzas a las ruedas delanteras y el S tronic de siete velocidades se combina con la tracción integral permanente quattro.

Ambas cajas de cambios se caracterizan por su reducida fricción interna y por su elevado rendimiento. Con su amplio desarrollo total, su relación de transmisión es larga en beneficio de una elevada velocidad de conducción. Están integradas en la gestión térmica del motor y pueden acceder a los datos predictivos del trayecto que suministra el sistema de navegación. Tanto en el caso del multitronic como del S tronic, el diferencial se encuentra delante de los embragues, es decir, justo detrás del motor.

De este modo los ingenieros han podido desplazar el eje delantero hacia delante, con lo que la batalla es más larga y el reparto de las cargas entre los ejes más homogéneo.

El cambio automático de variación continua multitronic, profundamente perfeccionado para su uso en el A7 Sportback, permite al motor funcionar en todo momento en el rango en el que su grado de efectividad es óptimo. En el uso cotidiano sorprende por su suave funcionamiento. A fin de proporcionar una experiencia de conducción más intensa, integra un programa de cambio deportivo y un modo manual con ocho relaciones fijas. El conductor puede cambiar de gama de marchas, al igual que con el S tronic de siete relaciones, con la palanca de selección o con las levas de cambio opcionales situadas en el volante.

El S tronic de siete velocidades aúna el confort de una caja de cambios automática con la eficiencia de un cambio manual. El proceso de cambio se lleva a cabo mediante el cambio entre dos embragues que funcionan por separado y que gestionan marchas diferentes. Tarda sólo unas pocas centésimas de segundo y se produce con tal suavidad que apenas se percibe. Además del nivel manual se ofrecen dos programas completamente automáticos.

Un rendimiento aún mayor: la nueva tracción quattro

En cuanto a la tracción integral permanente quattro, el A7 Sportback presenta la nueva fase evolutiva que recientemente ha realizado su debut en el coupé de alto rendimiento RS 5. La nueva tracción quattro proporciona una estabilidad y agarre extraordinarios; con ella, el Audi A7 Sportback supera con creces a los modelos de la competencia con tracción trasera al salir de una curva.

Su principal componente es el denominado diferencial central de corona. Es capaz de distribuir el par entre el tren delantero y trasero con extraordinaria rapidez y de variar ampliamente dicha distribución; en caso necesario puede enviar hasta el 70% de la fuerza al eje delantero y hasta un 85% al trasero. La configuración estándar, de 40:60, es deportiva, con una carga mayor sobre el tren trasero. El nuevo diferencial es compacto y ligero.

El diferencial central de corona colabora de serie con la también nueva gestión del par individual para cada rueda. Este sistema electrónico puede intervenir de manera selectiva en cada una de las cuatro ruedas. Si al conducir de un modo dinámico una de las ruedas ubicadas en el interior de la curva se descarga demasiado, el sistema la frena ligeramente y de manera casi imperceptible antes incluso de que llegue a patinar.

Como complemento opcional Audi ofrece el diferencial deportivo, un grupo diferencial de alta tecnología que distribuye activamente las fuerzas entre las ruedas traseras. Al girar levemente el volante o al acelerar en plena curva, el par fluye mayoritariamente hacia la rueda ubicada en el exterior de la curva, empujando el vehículo hacia el interior de ésta. El sistema contrarresta desde un principio cualquier tendencia al sobreviraje o subviraje, aportando al coupé de cinco puertas el máximo dinamismo y precisión en marcha.

El tren de rodaje

El Audi A7 Sportback aúna el soberano confort de una berlina de lujo con la maniobrabilidad de un coupé deportivo, y ello gracias a su complejo tren de rodaje. Todos los brazos y otros muchos componentes se han fabricado en aluminio; la vía es ancha, con 1,64 metros delante y 1,63 metros detrás. El eje delantero de cinco brazos y el eje trasero de brazos trapezoidales con control de vía garantizan unas excelentes cualidades dinámicas y de confort.

La dirección electromecánica del A7 Sportback responde a un desarrollo totalmente nuevo. Su servoasistencia se basa en la velocidad a la que se circula. La respuesta de la dirección es precisa y sensible, y muy directa con una relación de 15,87. La nueva dirección asistida electromecánica funciona de un modo muy eficiente, dado que al avanzar en línea recta no consume energía, con lo que ahorra un total de hasta 0,3 litros de combustible. La dirección colabora estrechamente con el sistema de asistencia opcional Audi active lane assist.

El A7 Sportback monta de serie una confortable suspensión de acero. Opcionalmente se ofrece un tren de rodaje deportivo que rebaja 10 milímetros la altura de la carrocería, y la filial quattro GmbH pone también a disposición del cliente un tren de rodaje deportivo aún más rígido. Audi ofrece también con carácter opcional una suspensión neumática con cuatro amortiguadores de regulación electrónica. La adaptive air suspension se presenta en una nueva fase evolutiva: en el eje delantero actúan brazos telescópicos, mientras que en el trasero se utilizan suspensiones neumáticas y amortiguadores dispuestos por separado.

Este sistema varía la altura de la carrocería en tres niveles diferentes, en función de la velocidad y del deseo del conductor. En autopista la carrocería se encuentra a una menor altura, aumentando así la estabilidad y reduciendo el consumo de combustible.

Otra de las tecnologías de vanguardia en el Audi A7 Sportback es el sistema de dinámica de conducción Audi drive select. En su versión de serie interviene en el cambio automático, la dirección asistida electromecánica y la gestión del motor. El conductor puede variar el funcionamiento de estos componentes en cuatro modos: comfort, auto, dynamic e individual. Opcionalmente se pueden incluir otros componentes en su gestión, como la adaptive air suspension, la tracción quattro con diferencial deportivo y el sistema adaptive light.

El Audi A7 Sportback dispone de un sistema de frenos muy potente. Todos los discos son autoventilados. El coupé de cinco puertas monta de serie grandes ruedas de aleación ligera con un diámetro de 18 pulgadas; sus neumáticos en formato 255/45 disponen de un control de presión. Se ofrecen además ruedas en formatos de 19 y de 20 pulgadas. Éstas últimas también están disponibles en diseño cromado, en dos colores, así como parcial o completamente pulidas. Todos los neumáticos han sido optimizados en cuanto a resistencia a la rodadura, y pueden combinarse opcionalmente con el sistema de emergencia.

El equipamiento

El Audi A7 Sportback llega al mercado con un equipamiento de serie muy amplio. Cabe destacar, por ejemplo, el climatizador automático de confort, el botón de arranque del motor sin llave, el volante de cuero deportivo multifuncional, los faros de xenón, los grupos ópticos traseros en tecnología LED, el MMI Radio plus con monitor de 6,5 pulgadas y Audi Sound system, el freno de estacionamiento electromecánico, el portón del maletero eléctrico, las llantas de aleación ligera de 18 pulgadas y un paquete de iluminación interior o el parabrisas acústico. El paquete de seguridad es muy completo e incluye dos airbags frontales, dos laterales delanteros, dos laterales traseros y dos para la cabeza, pretensores de los cinturones en las cuatro plazas y sistema de reposacabezas, así como el sistema Audi pre sense basic.

A fin de aumentar el confort se ofrecen numerosos equipamientos opcionales. Se cuentan entre ellos el head-up display, el asistente de aparcamiento, el indicador del límite de velocidad, el climatizador automático de cuatro zonas, la calefacción estacionaria, el acristalamiento acústico/insonorizante, la corona del volante con calefacción, la columna de dirección con regulación eléctrica, la cortinilla parasol para la luneta trasera, un paquete adicional de iluminación ambiental, un servocierre para las puertas, el dispositivo para abrir la puerta del garaje y la llave de confort para acceder al vehículo sin hacer uso de la llave. Las variantes de asientos también son dignas de primera clase, desde el asiento de confort con regulación eléctrica, calefacción, ventilación y masaje hasta el asiento deportivo. El paquete de portaobjetos se encarga de mantener el orden a bordo.

A la hora de desarrollar el climatizador automático de confort se ha seguido de un modo consecuente la estrategia de Audi de ofrecer sistemas de climatización eficientes para reducir el consumo de combustible del climatizador o para minimizar sus emisiones de CO2. El circuito de refrigeración del nuevo Audi

A7 Sportback es de última generación y ofrece un rendimiento sin parangón.

Para los amantes de lo especial Audi ha preparado una gran cantidad de equipamientos individuales, como el paquete de cuero, diversas inserciones decorativas de gran elegancia, el acabado de las ventanillas en negro y un paquete deportivo S line que baña el habitáculo de color negro. Este paquete se combina con un tren de rodaje rígido, ruedas de 19 pulgadas, asientos deportivos y un volante de cuero especial.

Puede complementarse con el paquete exterior S line, caracterizado por sus retoques en el diseño exterior. El programa Audi exclusive pone a disposición del cliente otras muchas propuestas.

Ventaja profesional: la tecnología de iluminación

La tecnología de iluminación es un sector que Audi domina especialmente bien. Para el A7 Sportback con faros xenón plus se ofrece como opción el sistema Audi adaptive light con regulación gradual del alcance de las luces. La versión más sofisticada está representada por los faros en tecnología LED; incluyen el asistente para las luces de carretera que conmuta automáticamente entre las luces de carretera y las luces de cruce.

En el ámbito del tren de rodaje la marca de los cuatro aros también ofrece atractivas tecnologías: quattro con diferencial deportivo como complemento de la tracción integral permanente quattro, suspensión neumática adaptive air suspension y una oferta de ruedas que se extiende hasta el formato de 20 pulgadas.

En lo que respecta a los sistemas de asistencia, el gran coupé de cinco puertas también responde al más actual estado de la técnica. Audi ofrece el asistente de visión nocturna con función de marcado de los peatones detectados, el sistema de seguridad Audi pre sense en diferentes versiones, el adaptive cruise control con función Stop & Go, el indicador del límite de velocidad, el Audi side assist y el Audi active lane assist. Incluso las maniobras de aparcamiento resultan más sencillas gracias a un sistema disponible en tres niveles evolutivos: con los clásicos sensores, con cámara de marcha atrás y, en el caso del asistente de aparcamiento, con función automática de aparcamiento.

En cuanto a la navegación y a la comunicación, se ofrece el sistema de manejo MMI en tres versiones opcionales sin y con navegación. A ello se suman el teléfono de automóvil Bluetooth online, dos sistemas de sonido adicionales, un módulo de TV, un cambiador de DVD y un sintonizador para la recepción digital de radio.

La entrega a los clientes del Audi A7 Sportback se iniciará en otoño. Su precio base será de 56.500 euros.

Encuentre su Audi de Ocasión