Rey de España en ventas, el Volkswagen Golf en diferentes versiones

El Volkswagen Golf sigue siendo el Rey de España en cuanto a ventas se refiere, con diferentes versiones este modelo lleva generaciones dando de que hablar tanto en sus cambios como en los números de ventas.

Hace un año o así hablamos de la celebración de Volkswagen con la producción de 30 millones de Golf una cifra increíble, además que en España lidera hace muchos años los primeros puestos en ventas, en una categoría muy competitiva.

Rey de España - Volkswagen Golf líder en ventas

Las siete generaciones Golf que escribieron la historia.

Golf I (de 1974 a 1983): «Todo empezó en 1974 con una revolución», así es como Klaus Bischoff, Jefe de Diseño de Volkswagen, lo describe. «El paso del Beetle al Golf fue revolucionario. Un nuevo diseño de vehículo fue creado con la conversión de un motor trasero refrigerado con aire a un motor frontal refrigerado con agua y de una tracción trasera a una tracción delantera. En cuanto a la línea del vehículo, los diseñadores de Volkswagen cambiaron las formas redondas por una estructura de diseño rectangular, basada en el legendario prototipo de Giorgio Giugiaro».

Golf II (de 1983 a 1991): Este fue el Golf en el que Volkswagen introdujo sistemas tecnológicos tan importantes como el conversor catalítico controlado (1984), el ABS (1986) y la tracción a las cuatro ruedas (1986). En esta generación, el modelo también evolucionó hasta convertirse definitivamente en un icono. Marc Lichte, diseñador jefe de exteriores para Volkswagen, recuerda: «Entonces, uno de los momentos clave de la historia del Golf fue la decisión por parte de los miembros del consejo de desarrollar de nuevo el diseño del Golf I y conceptualizar el Golf II basado en su «ADN visual». Esto lo puso todo en marcha, y Volkswagen creó los fundamentos para el desarrollo continuo del modelo en serie».

Golf III (de 1991 a 1997): En 1991, Volkswagen inició una nueva era en el apartado de la seguridad con la tercera generación del Golf. Por una parte, el Golf III fue el primer modelo de la gama en ofrecer airbags frontales en 1992; por otra, los avances en la fabricación de carrocerías se tradujeron en importantes mejoras frente a colisiones. El primer motor TDI del modelo también se introdujo en este Golf III (1993).

Golf IV (de 1997 a 2003): Bajo la dirección del antiguo Jefe de Diseño del Grupo Hartmut Warkuβ, se creó un diseño preciso que allanaría el terreno para el futuro de Volkswagen. Hoy, los expertos consideran al Golf IV un icono del diseño y un pionero para la gama. Pero este Golf también fue un innovador en ingeniería con tecnologías como el ESC (1998) y la caja de cambios de doble embrague (2002).

Golf V (de 2003 a 2008): Fue el Golf, su confort, su dinamismo y, por encima de todo, su calidad que dejaron atrás cualquier competidor en la clase media alta. Un valor que ilustra la estabilidad de la carrocería soldada con láser es el 35% de ganancia en rigidez de torsión cuando el Golf V se estrenó en 2003. El primer Golf BlueMotion (4,5 l/100 km de consumo de combustible), basado en el Golf V, debutó en 2007.

Golf VI (de 2008 a 2012): La carrocería, una vez más soldada con láser, se comportó de forma brillante en el test de colisión EuroNCAP, logrando la máxima puntuación de cinco estrellas. El triunfo de los motores TSI (motores de gasolina de alta tecnología) y la conversión de los turbodiésel (TDI) al sistema common rail dio lugar a un rendimiento más dinámico y mayor economía de combustible. El precursor fue el segundo Golf BlueMotion, que ofrecía un consumo combinado de combustible de solo 3,8 l/100 km.

Golf VII (a partir de 2012): El peso se redujo en hasta 100 kg en la séptima generación del Golf, revirtiendo así la discutida tendencia ascendente en peso. El consumo de combustible fue reducido hasta en un 23% en comparación con el modelo anterior, dependiendo del motor específico. La punta de lanza de este movimiento es el Golf TDI BlueMotion, con un consumo combinado de solo 3,2 l/100 km, y que también es el vehículo número 30 millones. El Golf VII entrará definitivamente en la historia como el modelo compacto en el que se estrenó una armada completa de nuevos sistemas de asistencia. Son sistemas como la protección preventiva de ocupantes Pre-Crash y el Sistema de Freno Anti-colisiones Múltiples, tecnologías hasta ahora reservadas para vehículos de la clase premium. Esto significa también una democratización del progreso en la automoción.

Ahora también contará con una versión eléctrica, hasta 190 km de autonomía con una única carga de la batería, y un consumo medio de energía de sólo 12,7 kWh por cada 100 km, referencia en su clase. La versión de propulsión eléctrica del automóvil europeo de más éxito, el e-Golf, se comporta en la carretera como cualquier otra versión de la gama equipada con motor de combustión, pero se desplaza sin apenas ruido, y con emisiones cero en el escape.

El Volkswagen Golf ya cuenta con una versión de propulsión eléctrica. El e-Golf utiliza un sistema de propulsión desarrollado y fabricado por Volkswagen, que sitúa a este compacto como el mejor de su clase en cuanto a consumo de energía, que se sitúa en menos de los 2 euros cada 100 km*. Y todo ello con las cualidades dinámicas, seguridad y confort del resto de la gama Golf.

El motor eléctrico de alto rendimiento del e-Golf genera una potencia máxima de 85 kW / 115 CV, con un par máximo de 270 Nm desde parado. Con un peso en vacío de 1.510 kg -normas DIN-, ofrece una impresionante capacidad de respuesta, que se traduce en una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 140 km/h.

La batería de iones de litio, al igual que el conjunto motor y caja de cambios también un desarrollo de Volkswagen, pesa 318 kg, y se localiza entre los ejes delantero y trasero. Tiene una tensión nominal de 323 V, con una capacidad de 24,2 kWh, y para su recarga existen distintas posibilidades. En un enchufe doméstico a 230 voltios con una potencia de salida de 2,3 kW necesita un máximo de 13 horas para alcanzar la recarga del cien por cien, mientras que con el wallbox opcional, que suministra una potencia de 3,6 kW, el tiempo de recarga se reduce a
8 horas. Además, el e-Golf puede suministrarse preparado para el sistema de carga rápida con potencia de hasta 40 kW, en cuyo caso se alcanza el 80 por ciento de capacidad en apenas 30 minutos.

La autonomía máxima del Volkswagen e-Golf con una carga completa de la batería se sitúa entre 130 y 190 km, dependiendo del estilo de conducción, de la carga, del perfil de la ruta o de la temperatura exterior. El conductor del e-Golf puede intervenir en la autonomía -y por lo tanto en el consumo de energía- mediante la selección de dos programas de conducción, «Eco» y «Eco+» -en los que se limita la velocidad máxima, la entrega de potencia e incluso se interviene sobre el climatizador, desconectándolo- y hasta cuatro niveles diferentes de recuperación de energía.

Entre otras medidas para aumentar la eficiencia, el e-Golf cuenta con una resistencia aerodinámica reducida en un 10 por ciento mediante carenados especiales en los bajos, llantas de diseño específico, un spoiler trasero y la posibilidad de cerrar parcialmente las entradas de aire delanteras, al no se necesario tanto caudal de aire para la refrigeración como en las versiones con
motor de combustión. Asimismo, la resistencia a la rodadura también se ha reducido un 10 por ciento.

Exteriormente el e-Golf, disponible únicamente con carrocería de cuatro puertas, se distingue por la parrilla cerrada acabada en color negro, los eficientes faros LED de serie, la banda con el borde azul integrada en la parrilla y grupos ópticos, sus llantas aerodinámicas y las luces diurnas LED en forma de «C» situadas en el paragolpes. En el interior, además de detalles como elementos decorativos en color azul en las costuras del volante y el pomo de la palanca de cambios o en las alfombrillas, y las inserciones específicas en la consola y las puertas que aportan un toque de refinamiento, el e-Golf se distingue al equipar de serie el sistema de navegación Discover Pro.

Una característica exclusiva el e-Golf es su instrumentación, en la que el indicador de rendimiento «Powermeter» sustituye al habitual cuentarrevoluciones. Además, el e-Golf incluye de serie el sistema de navegación Discover Pro, el tope de la gama, con pantalla táctil de 8 pulgadas y numerosas funciones nuevas, como el monitor de autonomía, el indicador de flujo energético o la novedosa aplicación «Volkswagen Car-Net e-Remote», que permite programar la climatización auxiliar, el inicio de la carga de la batería o consultar datos relativos al vehículo desde un
smartphone o desde el portal Car-Net en Internet.

Entre el equipamiento opcional disponible para el e-Golf no falta lo último en sistemas de asistencia o ayudas a la conducción, como el control de crucero adaptativo ACC, el Front Assist, el sistema de frenada de emergencia en ciudad, las luces automáticas o el sistema Park Assist.

Un servicio de movilidad adicional ofrecido por Volkswagen para los clientes del e- Golf es la posibilidad de disfrutar de un coche de alquiler con sistema de propulsión convencional con descuentos especiales, lo que permite a los propietarios de vehículos eléctricos planificar viajes largos, por ejemplo en época de vacaciones. El nuevo e-Golf ya está a la venta en Alemania con un precio de 34.900 euros. Al mercado español llegará en el mes de julio.

Generación Volkswagen Golf