Prueba del Peugeot 108 1.2 PureTech, aún mejor

FotoPortadaArtículos

El Peugeot 108 es un urbanita muy particular. Y es que nace de la alianza de Peugeot-Citröen con Toyota. Esta colaboración para luchar en este segmento da lugar a los siguientes modelos: El nuevo Toyota Aygo (reconocible por la ‘X’ enorme en el frontal), el Citröen C1  y el Peugeot 108 que probamos a continuación.

Cuando conoces al pequeñín del león te das cuenta de que esta vez, gracias al trabajo conjunto con Toyota se ha creado una máquina muy interesante. No sólo es práctica y pequeña, es que además tiene una presencia curiosa, al menos en el Peugeot entre elegante y divertida.Drillinge-Citroen-C1-Peugeot-108-Royota-Aygo-fotoshowImage-b8285c-222236

Los dos mosqueteros de Dumas y el Samurai

Los tres coches C1, 108 y Aygo, son de base el mismo, pero las marcas se han encargado de aportar su toque personal y su distinción. Lo más importante es que tanto en Citröen como en Peugeot podemos equipar el 1.2 Puretech de 82cv tricilíndrico. El Yaris sólo es seleccionable  el 1.0 VTI de 69cv -aunque se le llame VTI 68 también tricilíndrico y gasolina. . Motores más que suficientes para los 850kg aproximados  de los modelos 1.0.image-articleTitle-252f62e0-221405

Rechazan el diesel. Es lógico, con un motor diesel pesaría más y los consumos no variarían como para justificar el aumento de peso y falta de confort. No encaja en este ‘Kart’ microcoche al que vamos a someter a continuación a una prueba intensa.IMG_0969_result

La unidad probada equipa el 1.2 EcoTech de firma francesa y el acabado sellado por Peugeot. En mi opinión, el más bonito de los tres debido a que la fusión del frontal es la menos ‘juvenil’ y tiene un carácter más varonil, si cabe en un coche de estas características. Son los tres hermanos muy personalizables y puedes hacer una maravilla o una cosa horrenda. Nuestra unidad, por ejemplo, está llena de acabados cromados y destacan las llantas para bien.

Una vez dentro da gusto ver que para ser un coche tan ‘de uso’ no se conforma con eso sino que se atreve a proponer. El diseño del interior, de plásticos duros, no se conforma con ser aceptable, los plásticos de color encajan de buena manera con los elementos más prácticos. Tengo que destacar el sistema del climatizador, intuitivo, fácil y muy visible. Lo malo, que su paquete básico es el más caro de los tres. También que si vas a querer el 1.0 mejor a Toyota o a Citröen. En el Peugeot se fomenta más el 1.2 y las cinco puertas. Quien busque garantía, que vaya a Toyota. Y quien quiera precio, Citröen pero atentos a algunas promociones de Toyota que pueden convencerte con el «+1€ = todos los extras».

 

Conectividad

La conectividad de este Peugeot es excelente. En vez de  disponer de navegador integrado -que aumentaría los costes- confía en la unión con el móvil para ‘beber’ de su Google Maps. Y se nota que se encuentra en el nivel requerido para una persona urbanita a la que le gusta manejarse desde el móvil.

Conducción por ciudad

El motor arranca con el start-srtop, el tricilíndrico ruge y transmite algo de vibraciones al interior. ¡Es el momento de comerse Madrid!

IMG_0980_resultLa palanca me comunica demasiada altura. Es así porque busca ser más cómodo para el conductor con una palanca elevada. A mí, personalmente, me resulta más cómodo el engranar las marchas de un modo más rápido y preciso, sobre todo teniendo en cuenta el estrés al que uno se somete cuando hay ‘guerra’ en la carretera urbana. Pero quien sea más sosegado encontrará una palanca de cambios larga con el suficiente aplomo.

En general se circula muy cómodo, el coche responde bien a los requerimientos. Me atrae bastante el volante que, lejos de ser un volante duro, tiene un acabado no alucinante pero sí cómodo y ergonómico: es pequeño y su forma lo hace idóneo para maniobrar. Quizá quiero hacer un apunte al funcionamiento de la transmisión y es que se sienten un poco más de lo necesario los tirones al reducir o al acelerar en una conducción tranquila.

36 likes en nuestro Instagram -y es de las peores fotos que he hecho, el coche lo vale-

El mejor en nuestro Instagram -y es de las peores fotos que he hecho, o sea que el coche lo vale-

A la hora de aparcar no se notan los pocos centímetros que ha engordado el 107 para convertise en el 108. Gracias al ya mencionado volante, un radio de giro muy óptimo y, sobre todo, a la cámara trasera -que incorporaba nuestro vehículo-, la maniobra se ejecuta felizmente.

Dándole gas en curvas y soñando con un Peugeot 108 Gti -posible-

IMG_0865_resultCuando uno se pone exigente con este pequeño, se sorprende con lo divertido de la conducción. El chasis y su centro de gravedad son idóneos para realizar buenos quebrados. No es un coche que tienda a subvirar. Sí que se echa de menos que el control de tracción se pueda desactivar permanentemente, pero sólo nos permite hasta los 60km/h o durante un tiempo limitado en el que volverá a activarse de modo automático como siempre los neumáticos ‘eco’ no ayudan, pero en este modelo no se hacen críticos.

El escape ruge de un modo bonito y se filtra ligeramente por nuestra espalda -¡Como debe ser!-. Es cuando empiezas a soñar con una versión más picante de este pequeño: cómo sería de divertido con un 1.300 atmosférico (¡sin turbo, exacto!) de 110cv y altas vueltas, un escape central  y una suspensión más dura y baja. A mí, si hacen eso, ¡me ganan de por vida! Y es muy posible que algo así ocurra, pero está claro que con un motor turbo… y con más peso del que podría ser.

Autopista

IMG_0965_resultNo es un coche diseñado en principio para realizar largos viajes, pero realmente hoy en día no podemos decir que un urbano tenga limitaciones para recorrerse la península. Éste lo hace con aplomo y con suficiente tirón como para adelantar camiones con mucha calma. Destaca la insonorización del techo, ¡Olvidaba decir que es descapotable! Pues sí, a pesar de tener un techo de lona, la filtración no es crítica es más que aceptable. Y en Autopista no notamos la intrusión.

¿Cuándo comprar el Peugeot 108?

Cuando vives solo, cuando tu familia necesita un coche urbano para las gestiones diarias -no olvidemos que los asientos traseros son abatibles y podemos sacar una maravilla de maletero siempre y cuando seamos conscientes de que tenemos casi un biplaza. Para ir al trabajo y aparcar, quizá en este caso, un Smart. Pero el 108 cumple y bien. Es casi de cajón de madera de pino, no te compres un coche grande si no lo vas a utilizar para transportar maletas o llevar cinco personas. Economiza, este coche consume poco y es barato. Además muy agradable de conducir.

Y a tí ¿qué te parecen los ‘tres mosqueteros’? (O, los dos de Dumas y el Samurai, para ser más correcto). Más abajo podrás encontrar la zona de comentarios. O si no, puedes colaborar con tus opiniones en nuestras redes sociales: Facebook / Twitter / InstagramYoutube

Me despido, ¡como siempre: hasta la próxima!

Eugenio Domenech

FICHA TÉCNICA, RIVALES, MOTORES, EXTRAS…